ÚLTIMA HORA

NOTICIAS

Expresidente Pérez Molina asegura tener una afección cardíaca “muy rara”

27/02/2018 3:12 pm

El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina aseguró hoy a la prensa que desde “hace varios años” tiene una “enfermedad muy rara” que “tiene que ver con el corazón”, por lo cual ha solicitado salir de la prisión para acceder al tratamiento que dice necesitar.

La audiencia de este lunes en la que Pérez Molina pediría que le otorguen medidas sustitutivas fue suspendida por la ausencia de uno de los médicos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, quien sufrió un accidente de tránsito esta mañana, según indicó el juez de Mayor Riesgo “B”, Miguel Ángel Gálvez.

“Tenemos 1 año y 3 meses de haber hecho la solicitud al Instituto Nacional de Ciencias Forenses y ha costado mucho que hagan bien los exámenes”, explicó a la prensa el expresidente, quien aseguró que solo le han tomado la presión y hecho revisiones generales.

Sin embargo, aseguró que su padecimiento es “diferente”, para lo cual necesitaría “una atención inmediata” y que cuando se presente (el problema cardíaco) “si no se atiende en unos 10 minutos, podría ser mortal”.

El expresidente admitió que no daría detalles de la supuesta afección “para que no se comenzara a hablar o a especular de eso”, por lo que no indicó cuándo y cómo le fue diagnosticada la “rara” enfermedad cardíaca, aunque su abogado, César Calderón, admitió que podía “jugar fútbol, nadar”, pero la afección “le puede desatar una crisis”.

Pérez Molina recordó que uno de los presos de Mariscal Zavala, la cárcel ubicada en un cuartel militar a la que fue enviado en septiembre de 2015 -a cuatro meses de concluir su mandato presidencial- “falleció porque no lo llegaron a atender a tiempo”.

El médico Erwin Raúl Castañeda Pineda falleció en septiembre de 2016 al ingresar al Centro Médico Militar (a 4,4 kilómetros de distancia), trasladado por los Bomberos Voluntarios, quienes fueron alertados de una complicación cardiorespiratoria de Castañeda, quien permanecía en prisión desde mayo de 2015 por un caso de corrupción del Seguro Social y una droguería que debía tratar enfermos renales.

Desde que alertaron a los bomberos hasta que llegó la ambulancia “pasaron cuatro o cuatro horas y media y cuando llegaron a sacarlo del Mariscal Zavala ya era muy tarde, él prácticamente estaba muerto”, recordó Pérez Molina.

Con sus radiografías en la mano, el expresidente se quejó que en Mariscal Zavala no hubiera “ni siquiera una enfermería” y que “únicamente” cuentan con un médico que los visita dos veces a la semana, lo cual le preocupa porque la supuesta afección que tiene “es un imprevisto, no se sabe qué va a ocurrir o cuándo”.

Esta es la segunda vez en un mes que se reprograma la audiencia, pues el pasado 26 de enero se reprogramó para este lunes debido a que el Sistema Penitenciario detuvo los traslados durante dos semanas por la realización de distintos operativos y allanamientos contra pandilleros presos.

Será hasta el próximo 5 de marzo cuando Pérez Molina se presente ante el juez Gálvez para solicitar salir de la prisión “por razones humanitarias”.

EFE/SN