ÚLTIMA HORA

NOTICIAS

Los aficionados de Boca en Madrid se preparan para la final de sus vidas

5/12/2018 4:48 pm

Se acerca el gran día de la final de la Copa Libertadores que medirá al River Plate contra el Boca Juniors en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid y en los aficionados ‘bosteros’ que residen en la ciudad ya se nota una mezcla de ilusión y unión de cara a ese momento tan especial.

La peña del Boca Juniors en la capital de España lleva días centrada en el partido, preparándose para dar la mejor acogida posible a los aficionados del club que no solo llegarán desde Argentina sino también desde otras partes del mundo.

“Creo que no hace falta que desde Argentina nos digan nada. El hincha de Boca hace que la pasión emigre, nadie puede decir que tenemos que alentar. Nosotros somos hinchas de Boca y Boca es mundial”, dijo Ronny, uno de los miembros de la peña, en declaraciones a EFE.

Lo hizo durante un encuentro que el grupo tuvo con la prensa en el céntrico bar ‘S10’, su lugar habitual de reunión y donde se juntaron la noche del pasado domingo para presenciar en directo el último enfrentamiento previo a la final, que disputaron los suyos ante el Independiente de Avellaneda.

“A nosotros como peña de Madrid nos viene muy bien pero por otro lado se critica que la final de la Copa Libertadores sea en España. Creemos que todo es aceptable y también tenemos nosotros derecho a vivir esta final. Vamos a disfrutarla”, indicó acerca de la decisión de trasladar el choque a Madrid después de que se suspendiera el que debía disputarse en el Monumental por los actos violentos previos.

“Creemos que la final de la Copa Libertadores tenía que haberse vivido en Argentina y haberle mostrado al mundo lo que somos como hinchas argentinos. El hincha argentino no son los violentos, es la pasión que el hincha común siente por su equipo. Vaya donde vaya siempre va a estar alentando”, destacó.

Ronny reconoció, sin embargo, que prefiere vivir la final en el campo, aún a riesgo de perderla, que celebrar el título del Boca en los despachos: “El ser humano es egoísta por naturaleza. Prefiero ver la final aquí en Madrid. Que nos disculpen los hinchas de Boca, pero Boca es mundial, da igual dónde se juegue porque siempre vamos a llenar la cancha”.

“Es la final de nuestras vidas. Se la vamos a contar a nuestros hijos, a nuestros nietos, a las generaciones que vienen por debajo. Es la final de nuestra historia”, señala también en un acto al que acudió acompañando a otros seguidores del equipo bonaerense.

Todos, o casi todos ellos, estarán en las gradas: “Sí, hemos conseguido entradas todos. Dándole mucho al botón F5 en el ordenador. Unos tardaron diez minutos, otros dos y tres horas. Me escribió gente no solo de Madrid sino también de la peña de Andorra que hasta las cinco de la mañana se quedaron para poder comprar entradas. Pero se logró”.

En este caso, el precio no ha sido un obstáculo casi para nadie: “Si Boca ganaba la Copa Libertadores iba a pedir financiación a toda la familia para poder ir a Emiratos Árabes. Imagínate si merece la pena pagar lo que se puede pagar por esta final”.

Pensando en la misma, habrá eventos en los que se espera poder reunir al mayor número de ‘xeneizes’ desplazados hasta tierras madrileñas. Entre ellos está planificado un ‘banderazo’: “Solo necesitamos el OK de la policía. Una vez que lo tengamos lo vamos a comunicar todo por las redes sociales. Se trata de dar colorido. Ir con los bombos, con las banderas. Estar junto a las peñas de todo el mundo que van a venir”.

Todo ello lo harán sin tener al ‘vecino’ como referencia pese a que existe una relación cordial con los seguidores del River Plate con los que comparten ciudad: “Con los chicos de la peña de River nos llevamos muy bien, nos conocemos desde hace mucho tiempo. Lo que ellos tienen preparado no lo sabemos, pero vamos a dar espectáculo a Madrid”.

La gran fiesta del fútbol sudamericano de clubes, que esta vez tendrá como escenario Europa, ya está en marcha. Dos sentimientos universales confluyendo en Madrid con motivo de un duelo que todos esperan que se recuerde en el futuro como una muestra positiva de lo que es capaz de aglutinar el balompié argentino. EFE