ÚLTIMA HORA

NOTICIAS

Más de 300 supuestos pandilleros intentaron enlistarse a Ejército salvadoreño

23/07/2019 6:20 pm

Al menos 308 jóvenes relacionados con pandillas intentaron ingresar a la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) durante la última convocatoria de reclutamiento ordenada por el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, dijo este martes el titular del Ministerio de Defensa, René Merino.

El Ejército de El Salvador abrió la semana pasada un nuevo proceso de reclutamiento voluntario, que se extenderá hasta el 31 de julio, para incorporar a más militares a las tareas de seguridad que son ejecutadas en el marco del plan “Control Territorial” que fue lanzado por Bukele en junio.

Merino señaló que unos 1.400 jóvenes “han atendido el llamado”, pero al menos 308 “han sido separados del proceso por estar relacionados con pandillas”.

“La Fuerza Armada tiene protocolos que nos permiten detectar a las personas que tienen vínculos con pandillas. Muchos de ellos no tienen tatuajes (alusivos a pandillas) pero sus ademanes y forma de hablar los delata”, indicó el titular de la Defensa a periodistas.

Merino también señaló que “en la medida que vamos identificados a supuestos pandilleros infiltrados en el Ejército, los vamos aislando de las actividades en las que tengan acceso a armamento, a municiones o a planes internos”.

De acuerdo con una nota publicada por el periódico local La Prensa Gráfica, la FAES tuvo en sus filas, en los últimos cuatro años, a 110 soldados que tenían vínculos con grupos de pandillas, según demuestran estadísticas oficiales del Ministerio de la Defensa.

Los 110 pandilleros, destacados como personal de tropa, burlaron los procedimientos de selección y se infiltraron en la FAES. Ninguno de ellos tenía cargo de suboficial u oficial, indicó la nota.

Entre el 2010 y el 2018, al menos 630 pandilleros o personas ligadas a esos grupos criminales se infiltraron en el Ejército de El Salvador, por lo que fueron separados de la institución castrense, según lo informó en su momento el exministro de Defensa David Munguía Payés.

En diciembre de 2015, el exportavoz de la Presidencia salvadoreña Eugenio Chicas reconoció en una entrevista con Efe la infiltración de pandilleros a los cuerpos de Seguridad, pues “estas instituciones se nutren de jóvenes de la sociedad y las pandillas están ahí”.

Diferentes autoridades salvadoreñas han señalado que las pandillas buscan infiltrarse en las instituciones de seguridad para abastecerse de uniformes, armas y para adquirir adiestramiento para multiplicarlos al interior de sus estructuras.

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo con tasas de asesinatos de 103, 81,7 y 60 por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente, muertes atribuidas principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18.

Estas bandas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones. EFE