ÚLTIMA HORA

NOTICIAS

El Gobierno de Guatemala presume de un nuevo Palacio Nacional de la Cultura

13/09/2019 3:13 pm

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, presumió este miércoles del “brillo” que vuelve a tener el Palacio Nacional de la Cultura, que este año cumple 76 años, después de las obras de restauración realizadas.
Y es que un grupo de manifestantes, de unas 50 personas, interrumpió la ceremonia oficial después de conocer que las autoridades habían decidido retirar de la plaza las 41 cruces colocadas en un altar para recordar la muerte de otras tantas niñas el 8 de marzo de 2017, cuando murieron quemadas en un hogar estatal.

Con una manta que ponía “La patria no se construye sobre sangre” y una pancarta con una imagen de Morales titulada “traidor”, los manifestantes, que exigían volver a poner el altar en honor de las pequeñas, gritaron: “Asesino” y “No fue el fuego, fue el Estado”.

Una veintena de organizaciones sociales y activistas y académicos, entre quienes destacaban el Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y Desarrollo, el Centro de Estudios Guatemala y la Batucada del Pueblo, exigieron el restablecimiento de las cruces y la creación de un monumento para las 41 niñas.

Las vidas coartadas de las menores “duelen” y “su sufrimiento es el de todos, porque su refuerzo da fuerza y esperanza para seguir luchando para seguir por el establecimiento de un verdadero Sistema de Protección Integral para la Niñez y Adolescencia del país”.

Los firmantes lamentaron que el altar a las niñas del Hogar Virgen de la Asunción halla sido “eliminado por orden del mismo Gobierno bajo la excusa de las fiestas patrias”, por lo que se preguntaron: “¿Cómo hacemos patria sin justicia?” y “¿cómo se construye nación sin dignidad?”.

Ignorando estos clamores, el presidente celebró las obras de restauración realizadas en la fachada sur, o fachada principal, y aseguró que Guatemala tuvo “una de las casas de Gobierno más emblemáticas de América Latina y quizá del mundo” por la “majestuosidad de su diseño” que hoy “vuelve a tener el brillo que lo caracterizó desde el principio”.

Morales recordó que este edificio, ubicado en el centro histórico de Ciudad de Guatemala -a un lado del parque nacional-, es una de las grandes obras de la arquitectura guatemalteca y aunque hoy en día está dedicado a resguardar las oficinas del Ministerio de Cultura y Deportes y otras dependencias albergó “la toma de decisiones fundamentales”.

En este sentido, celebró el trabajo de restauración que bajo el sol y la lluvia hicieron “verdaderos artistas” que con una labor minuciosa le han devuelto “el brillo a este Palacio” que es un “icono de la vida política” y que además es “el kilómetro cero” del país.

Con una cuente regresiva y fuegos artificiales de fondo, el presidente guatemalteco abrió con una antigua llave la puerta principal, dando por finalizada así la entrega de las obras al “pueblo guatemalteco” de esta “joya arquitectónica” que tiene “un brillo sin igual”.

El trabajo de restauración incluyó la fachada, el cableado eléctrico y varias partes de los interiores, como suelos, paredes, lámparas, cornisas o las vitrinas.

El proyecto de la construcción de esta obra comenzó de manera oficial en 1932, cuando el general Jorge Ubico ordenó publicar las bases para el diseño y construcción del palacio, cuya primera piedra se colocó el 4 de julio de 1937.

La edificación de este espacio, simétrico a partir de un cuerpo central del que se desprenden dos laterales -cada uno con tres niveles y un patio central-, se realizó entre enero de 1939 y el 10 de noviembre de 1943, fecha en la que fue inaugurado y que coincidía con el cumpleaños de Ubico.

Además, cada cuerpo de este edificio, diseñado por los ingenieros Rafael Pérez de León, Enrique Riera, Luis Ángel Rodas y casi una decena más de ayudantes, capataces y decoradores, tiene dos estanques rectangulares de estilo mudéjar, con azulejos y surtidores de agua.

En total son 8.890 metros cuadrados de área construida y 30 metros de altura los que tiene este imponente edificio de arquitectura colonial que tiene influencia neoclásica y francesa, y que está construido con ladrillo revestido de piedra tornado con un color verde, ahora más resaltado.

Debido a este color verdoso se le conoce comúnmente como El “Guacamalón” y dado su valor cultural y su belleza como símbolo de la Ciudad de Guatemala, el 7 de noviembre de 1980 el Palacio fue declarado Monumento Histórico y Artístico.

Hoy en día, este edificio sigue siendo fiel testigo de las más representativas celebraciones cívicas, culturales y acontecimientos de importancia nacional, como son la celebración de Independencia con sus tradicionales desfiles y actos protocolarios, además de visitas de Estado.

 

Con información de EFE