ÚLTIMA HORA

NOTICIAS

El Salvador espera unir esfuerzos con Guatemala para enfrentar males comunes

25/10/2019 4:06 pm

El Gobierno de El Salvador espera trabajar de “forma articulada” con el Ejecutivo de Alejandro Giammattei de Guatemala para enfrentar los problemas comunes, como las pandillas y el tráfico de droga, dijo este jueves el ministro salvadoreño de Seguridad, Rogelio Rivas.

Rivas, junto a otros funcionarios del área de Seguridad, compartieron a una delegación de miembros del Gabinete de Giammattei la experiencia de El Salvador con el “Plan Control Territorial”, lanzado el pasado 20 de junio y con el que se han concentrado a más 7.000 efectivos de la Policía Nacional Civil y del Ejército en 22 localidades.

Durante el encuentro, sostenido en la Casa Presidencial, en San Salvador, el funcionario salvadoreño manifestó que el Ejecutivo de Nayib Bukele “espera trabajar de forma articulada con el Gobierno entrante de Guatemala, ya que los países del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) son afectados por problemas comunes, como las pandillas, el tráfico de armas y drogas, y la extorsión”.

“Este tipo de estructuras (pandillas y traficantes) operan en la región y en la medida que estemos articulados vamos a dar golpes importantes”, indicó.

El presidente electo de Guatemala tomará posesión del Ejecutivo el próximo 14 de enero.

El llamado Triángulo Norte centroamericano es considerado una de las zonas más pobres y violentas del mundo tanto por el aumento del narcotráfico y la presencia de aliados de los carteles mexicanos, como por la debilidad de las instituciones estatales y el accionar de las pandillas.

Durante 2017, el 90 % de la cocaína que llegó al mercado de Estados Unidos, el mayor consumidor de esta droga en el mundo, pasó por el corredor centroamericano, según el informe anual del Gobierno estadounidense sobre narcotráfico en el mundo.

Las autoridades de El Salvador responsabilizan a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias de los altos índices de homicidios de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes registrados entre 2015 y 2018, cifras que sitúan a esta nación centroamericana como una de las más violentas del mundo.

Estas bandas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a diferentes planes de seguridad de encarcelamiento masivo, confrontación directa y diálogo de los últimos cuatro Gobiernos.

 

 

Con información de Efe