Playlists, reencuentros y trabajos teóricos: los actores de «Élite» cuentan cómo se prepararon para la segunda temporada

Farándula - 10 septiembre, 2019

En esta nota se leerán (y escucharán) palabras como flipar o guay, populares expresiones que corresponden al léxico español. Con motivo del estreno de la segunda temporada de Élite, Teleshow viajó a Madrid para entrevistar a los actores del elenco y las aplicaron en sus distintas declaraciones. «Guay es copado, algo cool. Y flipar es alucinar,

En esta nota se leerán (y escucharán) palabras como flipar o guay, populares expresiones que corresponden al léxico español. Con motivo del estreno de la segunda temporada de Élite, Teleshow viajó a Madrid para entrevistar a los actores del elenco y las aplicaron en sus distintas declaraciones.

«Guay es copado, algo cool. Y flipar es alucinar, sorprenderse mucho, que se te vuele la cabeza. Puede ser solo la sorpresa o, a menudo, una sorpresa muy positiva», detalló Natalia Castro Picón, una española doctoranda en estudios culturales en CUNY de Nueva York y profesora de literatura en Brooklyn College.

Bullying, drogas, sexo, celos, rivalidad, diferencia entre las clases sociales y crimen son algunos de los principales temas que se atraviesan en Élite, cuya segunda temporada se estrenó este viernes por Netflix. Además, los autores confirmaron que ya están trabajando en la tercera.

Por su parte, Jorge López (Valerio), Claudia Salas (Rebeca) y Georgina Amorós (Cayetana), que se sumaron a esta nueva temporada, hablaron de sus personajes y cómo se prepararon durante un mes junto al resto del elenco antes de comenzar el rodaje.

El tráiler de la segunda temporada de Élite (Video: Netflix)

—¿Con qué se identifican y con qué se diferencian de sus personajes?

Itzan: Los personajes estaban escritos, pero se pone mucha parte de ti porque los hemos construido nosotros. Entonces, te identificas con cosas, aunque en mi caso no. Aunque luego a ese personaje le añades a tu persona y ahí vas a encontrar algo con lo que te identificas. Es un mix de las dos. Con respecto a la personalidad, tengo partes de Samuel, pero no muchas.

Ester: Yo concretamente me identifico con la manera de cómo actuamos y cómo nos comportamos. Ninguna de las dos somos personas impulsivas, que se dejan llevar. Somos mentales. En eso, soy totalmente así. Mi personaje está meditando qué va a hacer constantemente. Le aporté más todavía porque me parece algo muy característico de Carla y la verdad que eso, por ejemplo, lo comparto.

Álvaro: Yo no soy un asesino – bromea-. El ritmo interno de Polo no tiene nada que ver al ritmo interno de Álvaro. Es de los personajes más dispares. Pero, descubriendo, como es Polo, sí creo que tengan sensibilidades en muchas situaciones muy parecidas. También creo que es porque cuando haces un personaje, inconscientemente, hay cosas que tu cedes al personaje y cosas que él te cede a ti.

Miguel: Me identifico con su lealtad y su sentimiento de protección y de familia.

Mina: Con la familia, porque es algo que me gusta cuidar y estar presente por y para ellos. Pero, sobre todo, por su perseverancia. Nadia es una chica muy perseverante y sabía perfectamente a qué se quería dedicar cuando tenía tres años. Al igual que yo, que sabía que quería ser actriz y no ha habido ningún camino que me haya desviado de mi meta.}

Además de “Élite”, Miguel Herrán (Christian) y Jaime Lorente (Nano) ya habían compartido elenco en “La Casa de Papel”

Danna: La perseverancia de Lu. Es alguien que sabe lo que tiene claro y va por ello. También el perfeccionismo y la vulnerabilidad. Es uno de los personajes más vulnerables que por momentos se queda sin respirar. Yo me identifico mucho con eso.

Aron: Como actor, si no pones una pizca de ti en cualquier personaje que hagas, aunque sea un psicópata loco que no tiene nada que ver contigo, no le estás dando magia. Yo soy muy parecido a Ander, o Ander es muy parecido a mí, en muchos aspectos de personalidad. Yo también soy bastante para adentro. Muchas veces me cuesta gestionar las emociones en mi vida. De manera tal que no debí trabajar tanto en mi personaje porque me parezco mucho.

Omar: Pienso que al final el personaje siempre eres tu. Cuando te toca hacer de un psicópata, en el fondo, de alguna manera, está en ti porque lo estás dando. Todos tenemos una parte oscura adentro. Todos somos un potencial asesino, todos un potencial psicópata. Entonces, el odio que le pongo a un personaje es odio que está saliendo de mí, aunque no sean sentimientos míos. Objetivamente, no siento que me parezca a mi personaje. Sí siento que, con el avance de esta nueva temporada, el personaje se parece más a mí que en la primera. Aún así lo sigo sintiendo muy lejano en términos formales. Pero al final todo lo que le pongo es mío y no de otro. No sale de la nada.

Aron: Yo sí te veo cosas muy parecidas. El Omar que yo conocí de primeras, que fue casting del primer día, es el Omar el de la serie.

—Omar: Claro, ¡porque estaba cagado! ¿Cómo querías que en un casting veas como soy yo?.

En qué se identifican los actores con sus personajes

—Georgina: Yo con lo determinada, lo pasional y lo tozuda que es. Soy de Tauro así que si quiero algo, voy a hacer lo que haga falta. Bueno, no lo que haga falta, esa es Cayetana. Ella sí va a hacer lo que haga falta para conseguirlo. Yo no porque tengo principios.

—Jorge: Con la libertad, que no es lo mismo que el libertinaje. Con una libertad de espíritu. Siento que Valerio es un chico que está súper tapado por conflictos y cosas oscuras que lo rodean y lo hacen no ser tan luminoso. Pero es un chico súper libre. Él es lo que es y si está bien lo muestra, y si está mal, también. En ese sentido yo soy igual y trato de ser lo más honesto posible. Sin ninguna máscara.

—Claudia: Yo con la parte más emocional de Rebeca a la hora de torpeza. La torpeza emocional, por así decirlo, de poca inteligencia emocional a la hora de verbalizar lo que llega a sentir. Me siento identificada porque me cuesta expresar lo que estoy sintiendo por dentro en momentos complicados de mi vida. En el resto, somos muy distintas.

—Georgina: Nos pasa a todos que juzgamos algo de nuestro personaje porque no lo haríamos, pero al ponernos en su piel, lo entendemos.

—Jorge: Primero partís peleándote con el personaje. Después te vas encontrando y lo vas entendiendo y al final el personaje termina enseñándote a ti.

 

—¿Cómo fue el reencuentro con sus compañeros durante el mes que trabajaron antes de comenzar el rodaje?

—Itzan: Hicimos un trabajo personal, pero también colectivo. Básicamente, estuvimos un mes encerrados en una sala de ensayos con el director y todos los actores. Para la primera temporada nos llevaron a un lugar que se llamaba El Horno….

—Ester: Ahí se formaba la estructura de cada personaje. También conocimos al resto del elenco y luego cada uno trabajaba individualmente y hacía su trabajo antes de ir a rodar cada día.

—Álvaro: Antes de cada temporada, estuvimos un mes ensayando.

—Ester: Era para adaptarnos nuevamente y conocer a los nuevos compañeros. Además, porque nuestros personajes cambian y evolucionan mucho de una temporada a otra: hacía falta unirse otra vez y trabajar en todos esos cambios.

—Jorge: En la pre producción, tuvimos que hacer un trabajo teórico larguísimo sobre la construcción del papel. Contestamos preguntas como si ya fuéramos cada uno de los personajes.

—Claudia: Fue un proceso personal de construcción corporal, la forma de hablar, de mirar, los gestos y gags que diríamos.

—Jorge: Yo venía de trabajar en Argentina y luego en Chile y cuando llegué a Madrid no conocía a ninguno. Además, me sumé antes que Claudia y Georgina, y tuve que presentar mi personaje y fue «¡Guau! ¡Bienvenido al ring!». Después de que ingresaron las chicas y fuimos trabajando en la creación del personaje. Gracias a la fuerza que tuvimos en ese tiempo quedó todo plasmado de una manera muy buena y certera. ¡Es una segunda temporada muy potente!

—Georgina: También tuvimos que entregar una playlists con tres canciones que definieran a nuestro personaje durante el principio, la mitad y el final de cada capítulo. Fue muy guay porque descubrimos que había compañeros que habían elegido la misma canción, o grupo musical, para sus personajes.

—¿Recuerdan qué canción eligió cada uno?

—Claudia: Yo fui manejando al casting y en el auto había puesto el CD de «Extremo Duro», una banda que me gusta mucho, y, sin darme cuenta, sonó una canción que ni sabía que estaba ahí. Se llama «Puta». De repente sonó, tiene un comienzo súper potente y me dio una energía que cuando llegué al casting el 50 por ciento fue ese tema que me subió.

—Jorge: La primera canción con la que identifiqué a Valerio fue «El bandido», del músico chileno Nicolas Jaar, que es electrónica. Valerio es un chico de 19 años súper luminoso, pero también tiene una parte oscura, que tiene que ver con el tono sexual, la noche, la bohemia… Escuché ese tema, cerré los ojos y lo vi.

—Georgina: Con Mina elegimos la misma canción, una de Nina Simone, y yo con su personaje no tengo mucha trama, pero encontramos que su personaje se está empezando a quitar el velo metafóricamente y el mío se lo está poniendo. Descubrimos eso en los ensayos y fue muy bonito porque aunque no tenemos trama, si tenemos una escena en la que nos encontramos en el pasillo, la mirada no está vacía.

 

En la promoción dicen «Somos niños haciendo de adultos» y ustedes son más grandes de la edad que interpretan en la serie. ¿Qué les significó haber hecho una etapa que ya vivieron?

—Mina: Es un beneficio. Sería muy complicado llevar este tipo de personajes con gente real de 16 años y que todavía no ha pasado esto. Es mucho más fácil y llevadero volver un poco a tu adolescencia previa, más la madurez que tienes para aportarle.

—Danna: Además, como actor te permites hacer ciertas cosas porque tu personaje tiene 16 años. A mí me divierte muchísimo poder hacer tal cosa porque tengo esa edad, y volver a revivir todo eso. Yo he experimentado cosas que no había vivido en mi adolescencia, literal. Por otro lado, a nosotros nos termina enseñando mucho más de lo que hubiéramos aprendido a los 16.

—¿Sienten algún tipo de responsabilidad al saber que muchos adolescentes los tienen como ejemplo a seguir, a partir de su fanatismo por los personajes que interpretan en las serie?

—Mina: Hay que alejarnos del sentimiento de responsabilidad porque puede llegar a afectarte a ti mismo. Es mejor no pensarlo, sino simplemente contar esta historia y emocionarte con ella. Conocer bien al personaje, a todo el resto, llevarlos al extremo.

—Miguel (señalando a Mina): Esa es tu responsabilidad como actriz.

—Danna: La responsabilidad final uno la tiene como actor y, como persona en el mundo, por el hecho de ser libre y tampoco ponerte prejuicios a ti mismo, y que no eres perfecto. No somos un ejemplo para la sociedad, ni para los chavales hoy en día, sino que somos seres humanos y también vamos a cometer errores. La serie es para entretener y para que la gente se emocione igual que nosotros.

—Miguel: Yo siento mucha responsabilidad como actor y como persona porque estamos tratando temas conflictivos para una mayoría de jóvenes que al final son el futuro del mundo, como lo somos nosotros siendo jóvenes.

Si tuvieran que describir con una palabra, o una frase, a sus personajes, ¿cuál sería?

Ester: En la primera temporada ‘control‘, en la segunda ‘grietas‘.

—Álvaro: La segunda temporada para Polo es una montaña rusa absoluta a nivel emociones. Es casi una lucha entre poder vivir o casi meterse en un agujero y no salir.

Omar: Cuando leí el personaje lo primero que se me vino a la cabeza fue ‘depresión‘. Y en la segunda temporada, ‘en una explosión intermitente y sin acabar de conocerse’.

El paso de los actores de Élite por la Alfombra Roja en Madrid (Video: Netflix)

—Puede ser el que ustedes realizaron o el de sus compañeros. ¿Cuál es su personaje favorito de la serie, o cuál les hubiera gustado interpretar?

—Miguel: Yo me quedo con el mío. De verdad. ¡Me gusta!

—Jaime: Yo también con el suyo (por Christian).

—Ester: Me gustaría interpretar a Rebeca.

Mina: Rebecca y Cayetana.

—Danna: Soy muy fan de Rebeca y Valerio. Hermano, i love you (te amo).

Georgina: Rebeca es muy guay, te enseña lecciones de vida. Su personaje me gusta mucho; con Lu me divierto un montón. Carla me aparece apasionante. Yo flipo con lo fría que es. Y Cayetana también me gusta mucho.

—Claudia: Cayetana me gusta mucho.

—Jorge: El personaje de Cayetana me parece súper interesante y complejo.