Taiwán desea que la relación con Guatemala sea «tan buena como su café»

Nacionales - 10 octubre, 2019

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, deseó hoy, durante un encuentro con el vicepresidente de Guatemala, Jafeth Cabrera Franco, que la relación entre ambos países sea «tan buena como la calidad del grano del café guatemalteco».

«El aroma del café guatemalteco no solo flota en Taiwán -aseguró Tsai-: es una prueba del importante vínculo de nuestros dos países. El equipo agrario de Taiwán ha logrado combatir el hongo de la roya y aumentar la calidad del grano. Esto ha conseguido aumentar los ingresos de los granjeros».


«Espero que los resultados de nuestra cooperación en otros campos pueda ser tan buena como la calidad del grano del café guatemalteco», apuntó la mandataria taiwanesa, que buscará la reelección el próximo mes de enero.

Cabrera Franco visitó Taiwán con motivo de las celebraciones del Día Nacional del país asiático.

«Taiwán y Guatemala comparten vínculos muy estrechos, y los intercambios entre ambos países se han vuelto más frecuentes en los últimos años», señaló Tsai, quien confió en continuar los intercambios con el país centroamericano en diversos campos, entre ellos el sanitario.

Asimismo, la presidenta taiwanesa aprovechó la ocasión para agradecer a Cabrera Franco el apoyo del mandatario guatemalteco, Jimmy Morales, a que Taiwán participe en los actos de las Naciones Unidas, en un discurso realizado durante la última Asamblea General.

En busca de cooperación entre los dos países en materia académica, Cabrera Franco visitó la Universidad de Tecnología Nacional de Taiwán, donde estudian varios guatemaltecos.

Durante su estancia, Cabrera Franco también recorrió el Museo del Palacio Nacional, la icónica torre Taipéi 101 y la destilería del mundialmente condecorado güisqui local Kavalan, en la ciudad nororiental taiwanesa de Yilan.

Desde 2016, varios antiguos aliados de Taiwán han optado por romper sus relaciones con la isla en favor de China, entre ellos Panamá, República Dominicana y El Salvador y, más recientemente, Islas Salomón y Kiribati.

Para Pekín, Taiwán es una provincia díscola del gigante asiático que ha de volver al redil, mientras que Taipéi se ve a sí mismo como un país independiente que no quiere saber nada de pertenecer a China.