Llega el primer hondureño a Guatemala bajo el convenio migratorio con EE.UU.

Nacionales - 21 noviembre, 2019

Los ministros de Interior y Exteriores de Guatemala, Enrique Degenhart y Sandra Jovel, respectivamente, recibieron este jueves al primer migrante hondureño retornado producto del acuerdo migratorio que firmó el país centroamericano hace casi cuatro meses con Estados Unidos. Después de llegar en un vuelo en el que viajó solo desde El Paso, Texas (EE.UU.), el

Los ministros de Interior y Exteriores de Guatemala, Enrique Degenhart y Sandra Jovel, respectivamente, recibieron este jueves al primer migrante hondureño retornado producto del acuerdo migratorio que firmó el país centroamericano hace casi cuatro meses con Estados Unidos.

Después de llegar en un vuelo en el que viajó solo desde El Paso, Texas (EE.UU.), el migrante hondureño, cuya identidad ha sido reservada por confidencialidad, solicitó apoyo para retornar a su país «inmediatamente», con la ayuda de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), dijo Degenhart.

El retornado «tenía la posibilidad de elegir si se quedaba en Guatemala y regularizar su situación migratoria, optar por protección internacional y refugio en el país al que llegó, o solicitar retorno asistido a su país de origen», comentó a Efe la portavoz del Instituto Nacional de Migración, Alejandra Mena.

La OIM lo trasladó a un albergue, cuya ubicación se tiene bajo reserva, para atenderlo médicamente y, en los próximos días, llevarlo a Honduras, de acuerdo al programa de asistencia humanitaria y Retorno Voluntario Asistido lanzado por la entidad internacional este miércoles.

Después de la llegada del primer migrante hondureño, arribaron a la Fuerza Aérea Guatemalteca otros tres vuelos con retornados guatemaltecos, dentro de los que llegaron 20 unidades familiares.

Una de las retornadas era la hija de 17 años de María López López, una mujer originaria del municipio de Ixchiguán, en el departamento occidental de San Marcos -colindante con México-, quien recibió a su hija a las afueras del pasillo por donde salen los migrantes que regresan al país.

La canciller y el titular de la cartera del Interior ofrecieron una conferencia de prensa a un costado de la pista de aterrizaje de la Fuerza Aérea Guatemalteca momentos después de la llegada del joven hondureño, quien portaba una camisa azul de mezclilla y unos tenis rojos.

«Hoy se está materializando uno de los acuerdos con EE.UU.», subrayó la canciller guatemalteca, quien destacó que con la llegada del primer retornado bajo este convenio «se pone de manifiesto la buena relación de Guatemala con el Gobierno estadounidense».

Jovel agregó que ha estado en comunicación con las Cancillerías de Honduras y El Salvador y que al conversar con su homólogo hondureño, Lisandro Rosales, acordaron «mantener la comunicación» para hacer «evidente la buena relación y poner sobre la mesa la utilización de todos los acuerdos internacionales ratificados».

Según Degenhart, el convenio de acuerdo migratorio «ya fue ratificado por el presidente», Jimmy Morales, «ya se intercambiaron las cartas y ese fue el procedimiento que dio la vigencia a la llegada del primer ciudadano a territorio guatemalteco».

Después del análisis jurídico que hizo el Ejecutivo este concluyó que «no se necesitaba ratificar (el acuerdo) en el Congreso y bastaba con la ratificación del presidente», agregó Degenhart.

El ministro de Interior enfatizó que Guatemala «protegerá los derechos humanos de todas las personas que entren a territorio nacional» y mencionó que «si el ciudadano hubiera solicitado medidas de protección, hubiera entrado la entidad del Instituto Nacional de Migración y le hubiera dado refugio, pero él solicitó que lo regresaran a Honduras».

La próxima semana llegarán a Guatemala «más vuelos» migrantes salvadoreños y hondureños, aunque la cartera del Interior aún está «pendiente de que el Gobierno de Estados Unidos indique cuántas personas están listas», para llegar al país centroamericano y solicitar refugio, protección o traslado a su país de origen, añadió el ministro.

Los gastos de estos procedimiento correrán a cuenta de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la OIM, que, en su caso, cuenta con una asignación del Gobierno de EE.UU. de 10,3 millones de dólares. EFE