Crece la presión al Gobierno maltés para aclarar el asesinato de periodista

Internacionales - 28 noviembre, 2019

La presión al Gobierno de Malta sigue hoy en auge para que se esclarezca el asesinato en 2017 de la periodista Daphne Caruana Galizia, un caso por el que ya han dimitido dos ministros y el jefe de gabinete del primer ministro, Joseph Muscat. Anoche se vivió la quinta jornada consecutiva de protestas en las

La presión al Gobierno de Malta sigue hoy en auge para que se esclarezca el asesinato en 2017 de la periodista Daphne Caruana Galizia, un caso por el que ya han dimitido dos ministros y el jefe de gabinete del primer ministro, Joseph Muscat.

Anoche se vivió la quinta jornada consecutiva de protestas en las calles de La Valeta, alrededor del Parlamento, para exigir la verdad sobre este crimen, que conmocionó a Malta y toda Europa, y reclamar la dimisión del socialdemócrata Muscat.

Pero la presión también llega desde la familia de la periodista, pues sus hijos, Andrew, Matthew y Paul, alientan las manifestaciones y apuntan contra el primer ministro: «Debe dimitir ya», reclamó hoy el segundo de ellos.

«No vayas a ninguna manifestación organizada por partidos políticos. No es momento de discusiones tribales. Joseph Muscat quiere que luchemos los unos contra los otros. Nuestra guerra es contra la corrupción, contra la oficina del Primer Asesino (juego de palabras entre Prime Murderer y Prime Minister). Súmate a las protestas de la sociedad civil», declaró Matthew Caruana Galizia.

Colectivos como «Occupy Justice Malta» han convocado una protesta nacional para el próximo domingo 1 de diciembre porque consideran que «mientras Joseph Muscat siga siendo primer ministro, seguirá siendo un obstáculo para la Justicia».

Por ello, exigen la dimisión del primer ministro o que el Parlamento le retire su confianza y provoque la caída de su Gobierno.

Una encuesta publicada en el portal del diario «Times of Malta» revela que solo un 7 % de sus lectores quieren que Muscat acabe su mandato, que comenzó en 2013 y fue revalidado por cinco años en 2017 en unas elecciones anticipadas por el escándalo de los «Papeles de Panamá».

Malta vive un terremoto político por los últimos avances en la investigación del asesinato de la periodista, que investigaba vínculos corruptos entre empresarios y políticos del Estado insular europeo y que murió a los 53 años de edad por la explosión de una bomba colocada en su coche.

La semana pasada, fue arrestado cuando trataba de huir en su yate el empresario Yorgen Fenech, acusado de ser el instigador del crimen, días después de que se detuviera a un supuesto intermediario, Melvin Theuma, y se le ofreciera un indulto a cambio de información.

Por el momento, ha sido detenido el jefe de gabinete del primer ministro y su íntimo amigo, Keith Schembri, por considerar que está involucrado en el suceso, y han dimitido el titular de Turismo, Konrad Mizzi, y el de Economía, Chris Cardona, por sus supuestos vínculos financieros con el magnate.

Los medios locales siguen arrojando nuevas informaciones sobre el crimen. El «Times of Malta» asegura hoy, citando a fuentes de la investigación, que Fenech acusó a Schembri y que pagó 150.000 euros a tres hombres para que asesinaran a la periodista.

Fenech es uno de los más importantes empresarios de Malta, dueño del fondo secreto «17 Black» en Dubai y accionista de la compañía de la central eléctrica Electrogas, que había sido mencionada en los «Papeles de Panamá» como el vehículo para depositar fondos en empresas secretas en ese país propiedad de Mizzi y de Schembri.

Mizzi, antes ministro de Energía, fue responsable de la concesión del contrato a Electrogas y la construcción de la central eléctrica. EFE