Primera compra de alimentos en Jordania tras 4 días de confinamiento total

Internacionales - 25 marzo, 2020

Los jordanos pudieron salir hoy a la calle por primera vez desde el sábado para comprar productos básicos, después de que el Gobierno no pudiera el martes repartir pan entre la población, confinada en sus hogares bajo un estricto toque de queda por el coronavirus.

Tras cuatro días de prohibición absoluta de salir de sus casas y de cierre de todos los comercios, incluidas las farmacias, decenas de jordanos hicieron este miércoles fila a las puertas de algunos establecimientos a los que se les permitió reabrir.

«La gente ha hecho cola de forma ordenada, guardando las distancias y están siendo atendidos de buena manera», dijo a Efe Abu Yazan, propietario de un pequeño supermercado del barrio de Yubaiha, en los suburbios de Ammán.

ENTREGAS A DOMICILIO PARA EVITAR CONCENTRACIONES

Las autoridades han permitido que los comercios abran este miércoles desde las 10.00 de la mañana hasta las 18.00 hora local (08.00-16.00 GMT) sólo los ciudadanos entre 16 y 60 años están autorizados a ir a pie a la compra sin salir de su barrio, pues la circulación en vehículos privados sigue estando vetada.

Otros establecimientos más grandes podrán reabrir mañana, jueves, y realizar entregas a domicilio, pero los clientes no acudirán a ellos para evitar concentraciones, anunció el Gobierno.

El primer ministro jordano, Omar al Razaz, pidió en un breve mensaje a los ciudadanos que respeten las normas sanitarias y advirtió de que, en el caso de que se produzcan aglomeraciones, se verán obligados a cerrar de nuevo las tiendas de productos básicos.

«El toque de queda en nuestro país es algo fuera de lo común y conlleva efectos psicológicos sobre los ciudadanos que no están acostumbrados a estas condiciones, pero tenemos que proseguir los esfuerzos para protegernos frente a esta pandemia», aseguró Al Razaz.

La medida de reabrir las tiendas y permitir la salida de los ciudadanos fue tomada después de que ayer el Gobierno ordenara reabrir las panaderías y distribuir 25 toneladas de pan, pero se produjeron escenas de pánico y ese producto básico no llegó a todos.

El Ejecutivo admitió que hubo «irregularidades» en el reparto de pan a bajo precio, mientras que medios de comunicación locales y usuarios en las redes sociales difundieron imágenes de altercados y aglomeraciones de personas ansiosas por conseguir sus hogazas después de tres días sin pan.

MIEDO DE LOS JORDANOS A UNA EXPANSIÓN DEL VIRUS

Sin embargo, hoy no sólo hay alivio entre los jordanos por poder comprar comida por primera vez esta semana, sino que también existen temores por la posible expansión del coronavirus, del que se han registrado más de 150 contagios en el reino, de unos 10 millones de habitantes.

«Cuando estaba en la cola de la frutería esta mañana pensé que los niños estarían felices por los productos que iba a comprar, pero al mismo tiempo sentí los miedos que se avecinan», declaró a Efe Qais Hamidi, un ingeniero padre de cuatro hijos.

Este hombre teme que el levantamiento de las restricciones conlleve el aumento de contagios en los próximos días, pero afirmó que se sintió aliviado al ver que todos hacían cola ordenadamente guardando la distancia entre ellos, muchos protegiéndose con mascarillas.

Mientras, una ama de casa llamada Manal Miqdad se mostró contrariada por la decisión de reabrir las tiendas porque cree que habrá aglomeraciones y más infecciones.

«Siento que estamos volviendo para atrás», se lamentó, aunque consideró que «el Gobierno se dio cuenta de que algunas personas estaban hartas y se les estaba agotando la paciencia».