Muertes sospechosas por COVID-19 crecen 50 % en tres días en Nicaragua

Internacionales - 19 mayo, 2020

El número de muertes sospechosas por COVID-19 creció en un 50 % en un lapso de tres días en Nicaragua, hasta llegar a 351, según un informe presentado este martes por un grupo de voluntarios, que da seguimiento a los datos de la pandemia en el país, donde la información oficial es mínima.

Según el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, entre los días 13 y 16 del presente mes, al menos 118 personas sufrieron muertes relacionadas con la pandemia en Nicaragua, para elevar la cifra de fallecidos desde 233 a 351.

El Observatorio Ciudadano también reportó 1.594 casos de COVID-19 desde el 18 de marzo pasado, cuando las autoridades anunciaron oficialmente la presencia de la pandemia en territorio nicaragüense.

Los datos del grupo independiente contrastaron con los que reconoce el presidente Daniel Ortega, que hasta las primeras horas de esta tarde reconocía 25 casos de COVID-19, con ocho muertos.

El informe del Observatorio también se corresponde con el reciente incremento en la cantidad de “entierros express” reportados en Nicaragua, sepelios que van directamente de los hospitales a los cementerios, sin que se realicen los rituales tradicionales, como el velorio y la misa de cuerpo presente.

MANAGUA, LA MÁS AFECTADA

Managua es la jurisdicción con más casos de COVID-19, con un total de 789, según el Observatorio, seguida de Masaya, con 194; Chinandega (noroeste), con 119, y Matagalpa (norte), con 111. Las restantes no superan los 70 casos, de acuerdo con el informe.

Managua también encabeza la lista de jurisdicciones por cantidades de muertos por el COVID-19, con 185, ninguna otra alcanza las 50 víctimas.

El Observatorio además reportó 1.159 irregularidades relacionadas con la pandemia, entre aglomeraciones, amenazas de las autoridades o de sandinistas, y respuestas inadecuadas del Ministerio de Salud (Minsa).

Ortega ha sido criticado por su manejo de la pandemia, que incluye el no establecer restricciones, implementar tímidas y tardías medidas de prevención, así como promover actividades de aglomeración, a las que asisten sandinistas, quienes luego son enviados a visitar casa por casa.

Tanto la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), han llamado a Ortega a garantizar el derecho a la salud.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), han mostrado su preocupación por el caso de Nicaragua. EFE