Siguen en ascenso los casos de COVID-19 en Australia por rebrote de Melbourne

Internacionales - 27 julio, 2020

Australia registró este lunes otro récord de casos de COVID-19, después de que el estado de Victoria, donde existe un rebrote en la ciudad de Melbourne, informara de 532 nuevos casos y seis fallecidos.

Al sumarse los 17 casos adicionales registrados en el estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney y es el más poblado del país, el total nacional asciende hoy a 549 infecciones, un nuevo registro máximo de casos diarios en Australia al superar los 502 alcanzado el pasado miércoles.

El jefe de Salud de Victoria, Brett Sutton, dijo en un rueda de prensa que hoy podría haberse alcanzado el «pico» de contagios.

El rebrote en Victoria, que ha obligado a reconfinar desde el 9 de julio y durante seis semanas a Melbourne y al municipio rural de Mitchell, se ha ensañado principalmente con los ancianos.

De los diez fallecimientos registrados el domingo, el máximo número de decesos diarios en el país por la COVID-19, siete eran residentes de hogares de ancianos, mientras que cuatro de los seis reportados el lunes también eran personas de la tercera edad.

Según las autoridades de Victoria, actualmente existen 4.542 casos activos, de los cuales 683 están vinculados al sector del cuidado de ancianos, mientras que otras 245 personas están hospitalizadas, de las cuales 44 se encuentran en cuidados intensivos.

Sutton comentó que las «áreas de transmisión son los centros de trabajo, principalmente entre los trabajadores esenciales y es como se está propagando en las residencias de ancianos».

PROHIBEN MANIFESTACIÓN EN SÍDNEY POR LA COVID-19

En Nueva Gales del Sur, que junto con el de Victoria representan más de la mitad de la población y la economía del país, también continúan confirmándose casos diarios por el virus.

La máxima instancia judicial de Nueva Gales del Sur prohibió ayer la manifestación antiracista «Black Lives Matter» convocada para el martes en Sídney, aunque se espera la participación de miles de personas.

«Tenemos que estar en alerta máxima. Realizar una protesta en este momento es altamente irresponsable», dijo la jefa del gobierno de Nueva Gales del Sur, Gladys Berijiklian.

La COVID-19 ha infectado a unas 15.000 personas, entre ellas 161 fallecidas, en Australia, país que gestionó con acierto la primera ola de contagios. EFE