Panamá registra 63.269 casos de la COVID-19 y 1.374 defunciones

Internacionales - 30 julio, 2020

Panamá sumó este jueves 25 defunciones por la COVID-19 y 1.046 casos, que aumentaron a 1.374 la cantidad de muertes y a 63.269 los contagios confirmados de la enfermedad tras 143 días de pandemia, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

Los hospitalizados suman 1.460, de ellos 1.302 se encuentran en sala y 158 en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), mientras que en aislamiento domiciliario permanecen 22.430 personas y otras 689 en hoteles que funcionan temporalmente como nosocomios.

En Panamá, que vive una explosión de casos hace unos dos meses, la enfermedad que es causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 tiene una letalidad de 2,2 %.

El informe detalla que las muertes según con el rango de edad se concentran en las mayores de 60 años, que a la fecha acumulan 976 de las 1.374 defunciones producidas.

El país centroamericano, desde el primer caso descubierto el 9 de marzo pasado, lleva realizadas hasta el momento 216.730 pruebas de detección de contagio por COVID-19, 70 % negativas y 30 % positivas.

Los test por millón de habitantes alcanzan 56.655, con 3.133 en las últimas 24 horas, que arrojan una positividad de 33,4 %.

El Gobierno del presidente Laurentino Cortizo destacó el martes que Panamá es el cuarto en la región con el mayor número de pruebas aplicadas por cada mil habitantes, con 43,8, únicamente superado por EE.UU. (153); Canadá (99,6) y Chile, (78,7).

REFORZARÁN PERSONAL MÉDICO Y ACCIÓN COMUNITARIA CONTRA EL COVID

Cortizo anunció este miércoles que instruyó a autoridades del Minsa «a acelerar las acciones dirigidas a cuidar al personal que combate la pandemia, a incorporar personal médico de sector privado a hospitales públicos, y de requerirse médicos extranjeros».

Las autoridades informaron de la firma de un convenio entre el Minsa y la Asociación de Municipios de Panamá para una mayor coordinación de la lucha contra la COVID-19.

Se informó de que Panamá ya cuenta con el medicamento Avifavir -aprobado por el Ministerio de Salud de Rusia el 29 de mayo pasado- y de la pronta llegada de un lote de Remdesivir.

En 5 de las 10 provincias de Panamá rige un toque de queda nocturno y se restringe totalmente la movilidad los fines de semana, mientras que en tres, con la menor incidencia de la enfermedad, se abrieron esta semanas las actividades comerciales bajo parámetros de bioseguridad.

Las restricciones son mas estrictas en la capital panameña y en la provincia de Panamá Oeste, donde se concentran los focos de COVID-19, y las personas solo pueden salir en razón de su género y por dos horas al día para hacer compras esenciales. EFE