Honduras tendrá en 2021 uno de los aeropuertos más modernos de Centroamérica

Internacionales - 14 octubre, 2020

Honduras tendrá en 2021 uno de los aeropuertos más modernos de Centroamérica, cuando culminen las obras de la nueva terminal aérea de Palmerola, con una inversión de más de 160 millones de dólares, dijo a Efe el director de la División de Aeropuertos del grupo Emco, Peter Fleming.

«Estamos trabajando bastante arduo para que ese aeropuerto esté listo para el último trimestre de 2021», aseguró Fleming.

La obra, que lleva el 68 % de avance según Fleming, fue licitada en 2015 en el primer mandato del presidente Juan Orlando Hernández a través de una Alianza Público Privada, y el consorcio conformado por Emco y el operador Internacional de Múnich se comprometió a invertir 87 millones de dólares en el contrato por un lapso de 30 años.

El nuevo aeropuerto funcionará en el mismo sitio donde opera una base de la Fuerza Aérea Hondureña construida por Estados Unidos a inicios del decenio de los 80 del siglo pasado.

El representante del grupo Emco indicó que el aeropuerto civil tendrá una «característica importantísima», pues será «la primera terminal aérea en Centroamérica con un Sistema de Equipaje (BHS)».

Este sistema consiste en «un manejo de equipaje inteligente por código de barras», lo que evitará confusiones de maletas en el aeropuerto, subrayó Fleming.

AEROPUERTO CON «MUCHA MODERNIDAD»

El aeropuerto tendrá alrededor de 470 cámaras de vigilancia, una subestación de energía y un sistema de apertura y cierre electrónico manejado desde un centro operativo, lo que dará «mucha modernidad al aeropuerto», añadió.

«Todos estamos tratando de trabajar en función de poder lograr que este proyecto se abra entre octubre o noviembre del próximo año», enfatizó.

Palmerola, que estará situado en el central departamento de Comayagua, capital del país, fundada por los españoles, es financiado parcialmente por España con 53 millones de dólares como parte de programa de conversión de deuda con Honduras, mientras que 23 millones serán aportados por el Gobierno hondureño.

Fleming destacó que el nuevo aeropuerto operará las 24 horas y tendrá una pista de 2.400 metros, lo que le dará una «ventaja competitiva» frente al internacional de Toncontín.

Aseguró que él «no está en contra de Toncontín, ha sido nuestro aeropuerto por muchos años», por lo que seguirá operando solo con vuelos nacionales.

«Nosotros también tenemos que ver la opción de crear un puente aéreo entre ambos aeropuertos, nuestra intención es dar servicio al pasajero», subrayó el empresario.

PALMEROLA SERÁ POLO DE DESARROLLO El consorcio proyecta que Palmerola pueda recibir 1,7 millones de pasajeros al año, frente a los 290.000 que recibió Toncontín en 2019.

Palmerola y Toncontín pueden ser «aeropuertos complementarios, no estamos cerrando uno y abriendo otro», dijo Fleming, quien indicó la disposición del grupo Emco por seguir operando la terminal aérea de Tegucigalpa.

Los aviones que aterrizan en Toncontín pierden varios metros de su pista, de 2.240 metros, por lo difícil que resulta su aproximación en la cabecera sur de la misma, que está próxima a una zona de cerros.

La obra, cuya pista comprende una construcción de 39.000 metros cuadrados, tendrá once puertas de embarque, de ellas cuatro remotas, una rampa comercial y otra de carga, señaló.

Palmerola es el aeropuerto «de la zona centro del país, le va dar servicio tanto a Comayagua como a Tegucigalpa, Choluteca, La Paz, Olancho, porque al final es lo que estamos buscando que sea un centro de desarrollo económico y polo de desarrollo para la zona centro del país», subrayó.

Para el director de la División de Aeropuertos del grupo Emco esta obra representará «un fuerte competidor» en Centroamérica, en especial Guatemala, aunque reconoció que se «vienen tiempos muy difíciles en temas económicos» para los países y las aerolíneas, uno de los sectores más golpeados por el coronavirus SARS-CoV-2.

Los contagios confirmados de la enfermedad en Honduras suman 84.852 y las muertes 2.528, de acuerdo con las cifras oficiales. EFE