El Gobierno italiano evalúa qué áreas aislar para frenar la pandemia

Coronavirus - 04 noviembre, 2020

El Gobierno italiano analiza qué regiones o territorios confinar para contener el avance del coronavirus, tras aprobar hoy un nuevo decreto que impone un toque de queda nacional a las diez de la noche y prevé la creación de tres tipos de zonas según su situación epidemiológica.

El decreto ya firmado por el primer ministro Giuseppe Conte, en vigor desde mañana y hasta el 4 de diciembre, divide el país en tres zonas en función del riesgo de contagio que presentan y, sobre ellas recaerán restricciones más o menos severas.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, anunciará posiblemente en las próximas horas en qué modo queda dividido el país, según confirman fuentes gubernamentales.

El objetivo es establecer cuáles serán las «zonas rojas», las de mayores limitaciones, entre las que a buen seguro estarán Lombardía y Piamonte (en el norte) y Calabria (sur), para frenar un virus que cada día roza lo 30.000 nuevos contagios y que ayer mató a 353 personas, la mayor cifra desde mediados de mayo.

La medida más destacable del documento es la aplicación de un toque de queda en todo el país entre las 22.00 y las 05.00 locales (21.00-04.00 GMT). Algunas regiones ya lo aplicaban, como Lacio o Lombardía a las 23.00 y la medianoche, respectivamente.

En las «zonas rojas» se vivirá una situación similar a la del confinamiento de la pasada primavera, con severas limitaciones de movimiento.

Por ejemplo, esas regiones quedarán aisladas al prohibirse la entrada o salida de ellas, así como la movilidad en su interior, salvo por exigencias laborales, urgencias o de salud.

Además, se cerrarán los negocios que no sean esenciales, como bares, restaurantes, pastelerías o tiendas de bienes de primera necesidad, si bien las peluquerías seguirán atendiendo a clientes.

Se podrá salir de casa para dar un paseo o realizar actividad motriz siempre cerca de casa y con mascarilla, obligatoria al aire libre en todo el país, y el deporte se realizará individualmente.

Los colegios solo estarán abiertos para los niños de secundaria a partir de los once años, el resto deberán dar clases telemáticas.

En las zonas de riesgo medio o «naranja» estarán probablemente la Liguria (norte), Apulia y Sicilia (sur), entre otras, (falta por ver si se incluye Campania) y en estos lugares de menor incidencia las limitaciones serán menos estrictas.

Los bares y restaurantes también echarán el cierre, mientras que las clases telemáticas solo serán para los estudiantes de secundaria a partir de los trece años de edad.

En las zonas de menor riesgo valen las normas generales para todo el país, como el cierre de los establecimientos de restauración a las seis de la tarde, y la clausura durante todo el día de cines, teatros, piscinas, gimnasios y también museos y recreativos.

En esta última categoría se encuentran las regiones del centro italiano como Lacio, con capital en Roma, o Umbria, Las Marcas, Toscana o Emilia Romagna.

Algunas regiones, han criticado esta acción. Desde Campania, su presidente, Vincenzo De Luca, pide directamente un confinamiento general del país: «El Gobierno asumirá la responsabilidad sanitaria y social de sus decisiones tardías y parciales», advirtió.

Además la Conferencia de las Regiones ha pedido al Gobierno que se las involucre en las decisiones sobre los cierres cada semana. EFE