Restricciones en Dinamarca por una mutación del Sars-CoV2 ligada a visones

Coronavirus - 05 noviembre, 2020

El Gobierno danés anunció este jueves una nueva serie de restricciones regionales tras detectarse una mutación del Sars-CoV2 ligada a visones, después de decidir el sacrificio de hasta 17 millones de ejemplares de ese animal.

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, informó en un comunicado de que los ciudadanos de la región de Jutlandia del Norte no podrán abandonar sus municipios durante las próximas cuatro semanas.

Durante ese período de tiempo se mantendrá cerrada la hostelería de la región y se suspenderán todos los actos culturales y deportivos, mientras los colegios permanecerán abiertos.

Las autoridades locales están organizando una campaña masiva de test en la región con el objetivo de realizar pruebas a unas 280.000 personas.

Frederiksen anunció este miércoles el sacrificio de hasta 17 millones de visones, distribuidos en unas mil granjas, tras detectar a varias personas infectadas con coronavirus de visones y que esos virus contaban con algunos cambios genéticos.

La medida, agregó la primera ministra, se ha tomado «por precaución» y por «responsabilidad» hacia los daneses y a la población de todo el mundo.

Las autoridades danesas informaron de doce casos de coronavirus con una mutación en humanos y que el mismo virus mutado fue hallado en cinco casos de granjas de cría de visones -de los que Dinamarca es el mayor productor mundial-  del norte del país.

La primera ministra dijo que el Gobierno tiene datos sobre esa mutación que indican que debilitan la capacidad del cuerpo humano para crear anticuerpos, lo que podría poner en entredicho la efectividad de las vacunas que actualmente se desarrollan contra la covid-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este jueves estar en contacto con las autoridades danesas para mantenerse al tanto de estos hechos.

Por su parte, el ministerio de Agricultura de Suecia confirmó este jueves un brote de coronavirus entre visones en la región de Blekinge (sur) que afecta a diez granjas. EFE