Alemania prevé endurecer las restricciones antes de las navidades

Coronavirus - 07 diciembre, 2020

Alemania prevé un endurecimiento de las restricciones vigentes por la pandemia antes de las navidades, según se apunta tanto desde la Cancillería como en el estado de Baviera (sur del país), que ayer declaró situación de catástrofe.

La incidencia semanal de contagios sigue escalando y, aunque la situación de nuevos contagios parece estabilizarse, el número de muertos es alarmantemente alto, recordó ante la televisión pública ZDF el primer ministro de Baviera, Markus Söder.

«El sistema actual no es suficiente», añadió respecto a las restricciones vigentes, que consisten en el cierre de la gastronomía, toda la oferta cultural y el ocio nocturno, además de gimnasios y demás actividades deportivas en espacios cerrados.

La canciller alemana, Angela Merkel, y los líderes regionales acordaron en su última reunión, el miércoles pasado, prolongar estas medidas hasta el 10 de enero, aunque anunciaron cierto relajamiento durante la pausa navideña para favorecer los encuentros familiares.

MEDIDAS INSUFICIENTES PARA MERKEL

En una reunión a puerta cerrada del grupo parlamentario conservador, la líder alemana advirtió hoy que las medidas actuales no son suficientes, informa la televisión pública ARD. Merkel parte de la base, según esa fuente, de que se adoptarán nuevas decisiones antes de la pausa navideña.

Inicialmente la fecha marcada para el próximo encuentro entre la canciller y los poderes regionales, a los que compete implementar las medidas consensuadas, se había marcado para el 4 de enero.

Varios «Länder» han dejado claro que no se puede pensar en relajar las medidas vigentes en las festividades, mientras otros, como la ciudad-estado y capital, Berlín, recuerdan que se pueden adoptar nuevas restricciones, a escala regional, de acuerdo a los criterios y situación territorial.

Baviera declaró ayer situación de catástrofe con la intención de coordinar mejor las medidas a adoptar, anunció este domingo el propio Söder. Su plan se concreta en diez puntos, lo que implica un endurecimiento de las restricciones vigentes ya antes de navidades.

A partir del miércoles, en ese estado del sur de Alemania, de los más afectados por la pandemia, solo se podrá salir de casa «por razones de peso», como ir al trabajo o al colegio. En los distritos cuya incidencia semanal supere los 200 contagios por 100.000 habitantes habrá toque de queda de las 21.00 a las 05.00 horas.

Únicamente podrá haber encuentros entre personas de un máximo de dos hogares. Esa regla se relajará algo entre el 23 y el 26 de diciembre, pero no para el año nuevo.

LA DESACELERACIÓN QUE NO LLEGA

A principios de la semana pasada se percibió una desaceleración de los nuevos contagios en Alemania, situación que no se consolidó, mientras crece la alarma por el alto número de víctimas mortales diario.

En las últimas 24 horas se notificaron 12.332 nuevos contagios, cifra claramente menor respecto a los del viernes o sábado, pero que se debe a que en fin de semana no se contabilizan todos los datos.

El cómputo de este lunes implica casi 1.200 casos más que hace una semana, según el Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en Alemania.

El número de positivos en toda la pandemia asciende a 1.183.654, con 18.919 víctimas mortales, 147 en las últimas 24 horas.

El pico de nuevas infecciones se alcanzó el pasado día 20 en Alemania, con 23.648 positivos en 24 horas, mientras que la máxima diaria de víctimas mortales se registró el miércoles, con 487 muertes.

El RKI estima que alrededor de 863.300 pacientes se han recuperado de la enfermedad y que hay unos 301.500 casos activos.

En el conjunto de Alemania, la incidencia acumulada en los últimos siete días se sitúa en 146,2 casos por 100.000 habitantes.

En Baviera, este cómputo sube a 176,3 casos, aunque en algunos distritos de ese mismo «Land» se alcanzan picos de 347 contagios, nivel parecido al que se registra en otras zonas del este del país, donde en cuestión de unas semanas se ha pasado de niveles moderados a situaciones calificadas de alto riesgo.

De acuerdo a los criterios del RKI, a partir de 50 contagios semanales por 100.000 habitantes se entra en la consideración de zona de riesgo. Merkel considera que las restricciones deberán mantenerse, aunque con distinta intensidad, hasta situarse de nuevo por debajo de ese límite. EFE