La compra de vacunas enciende una luz de esperanza para la economía de Perú

Coronavirus - 08 enero, 2021

 Después de caer un estimado de 12 % en 2020, la economía de Perú parece encontrar una luz de esperanza con la compra de las vacunas contra la covid-19, que le permitirán recuperarse con mayor rapidez de la debacle causada por las medidas de contención de la pandemia.

Tras varias semanas de incertidumbre, el Gobierno de transición que preside Francisco Sagasti anunció este miércoles la compra de más de 60 millones de vacunas de los laboratorios Sinopharm, AstraZeneca y de la coalición Covax Facility, lo que ha tenido un impacto positivo en los agentes económicos del país.

«Está claro que, en la medida en que no se tenía acceso a las vacunas, la recuperación económica era bastante incierta, por la probabilidad alta de contagio», comentó a Efe el economista y exministro de la Producción Kurt Burneo.

El especialista sostuvo que ahora «la vacuna se constituye como un factor que contrarresta lo primero, entonces la credibilidad o la certidumbre respecto a la recuperación de la economía, en línea con el plan de reactivación, es mayor».

«Desde el momento que ya empiezan a haber fechas ciertas (de vacunación), evidentemente hay más confianza en términos de la recuperación de la economía», remarcó.

PARALIZACIÓN TOTAL POR PANDEMIA

Apenas llegó la covid-19 a Perú, el entonces presidente Martín Vizcarra ordenó una cuarentena obligatoria que se extendió desde marzo a junio pasado para evitar el colapso del sistema sanitario, que solo contaba con cien camas con ventilación mecánica.

El parón de las actividades comerciales y productivas incrementó el desempleo e implicó un drástico recorte de los ingresos familiares, así como numerosas protestas sociales, lo que llevó a una grave crisis económica que según estimaciones del Banco Mundial (BM) implicará una caída de 12 % del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020.

En noviembre pasado, cuando el resto del mundo estaba en la búsqueda de la vacuna, el Gobierno de Vizcarra fue sometido a un proceso de destitución por el Congreso, que retrasó las negociaciones con los laboratorios internacionales y dejó a Perú a la retaguardia de los países que buscaban iniciar la inmunización.

Ahora ante el temor de una segunda ola de contagios, el país ha vuelto a cerrar los vuelos aéreos desde Europa y prohibido destinos veraniegos como las playas sobre el Pacífico, para reducir el riesgo de propagación de la enfermedad, tras haber acumulado más de un millón de casos y pasado los 38.000 fallecidos.

REBOTE DE 7,6 % DEL PIB

El Banco Mundial considera que en 2021 la actividad económica en Latinoamérica y el Caribe crecerá 3,7 %, en gran medida gracias a la distribución de las vacunas y a la flexibilización de las iniciativas para mitigar la enfermedad.

Sin embargo, en el caso de Perú estima que tendrá un efecto de rebote con un crecimiento positivo de 7,6 %, cercano al 7,8 % de Guyana, al 6,9 % de Belice y al 8,1 % de Santa Lucía.

Pero el hecho de que, finalmente, Perú haya podido concretar esta semana la compra de más de 60 millones de vacunas podría traer mayores beneficios a su golpeada economía.

«Evidentemente, con esa noticia de las vacunas, ese rebote estadístico va a ser más grande, porque va a haber más confianza en cuanto a las decisiones de consumo y de inversión», acotó Burneo.

El exministro consideró que los sectores con mayor crecimiento serán, entre otros, los relacionados a servicios de salubridad, medicación y servicios médicos, que «van a continuar con una trayectoria importante, que nunca se detuvo», así como los servicios financieros, que «van a tener una performance importante».

ALIENTO AL CONSUMO Y LA DEMANDA

En la misma línea se pronunció el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Ricardo Márquez, quien señaló que las vacunas tendrán un efecto positivo directo en la demanda interna, compuesta por gasto en bienes, servicios e inversión.

«La vacuna ayudará mucho a que la población se sienta más tranquila, y que tenga una visión de que se puede controlar de una u otra manera la enfermedad, lo cual favorece la demanda interna», declaró Márquez a la agencia estatal Andina.

Si bien durante la cuarentena de 2020 hubo sectores esenciales que siguieron trabajando, el representante de la patronal indicó que «hay otros sectores que están comenzando a crecer, como la construcción que sigue en alza y que a su vez jala a la manufactura».

«La producción minera también sigue creciendo, tanto en volumen como en precio, y eso nos hace mejorar en el aspecto económico del país», remarcó Márquez al recordar que la minería es la principal actividad exportadora del país y vendió metales por 23.107 millones de dólares de enero a noviembre de 2020.

EL TURISMO A LA ESPERA

En este escenario, al igual que a nivel mundial, el turismo ha sido uno de los más golpeados en Perú, y antes de las fiestas de Navidad y Año Nuevo sufrió una nueva restricción con la prohibición de vuelos procedentes de Europa.

Al respecto, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Claudia Cornejo, señaló que las autoridades entienden plenamente las quejas del sector, pero dijo que la decisión «se derivó de lo que está pasando en estos momentos en Europa, Chile y Brasil, en donde se ha descubierto la nueva variante del coronavirus».

Cornejo confió en que, con la llegada de la vacuna, se podrán «establecer medidas sanitarias y o disposiciones que tengan un menor impacto en la actividad turística»,

De esa manera, se podrá mantener la expectativa de atraer este año a poco más de un millón de visitantes, a diferencia de los 4,3 millones de turistas de 2019 y de los 900.000 de 2020.

con información de Efe