Presidente portugués con dos negativos tras positivo que prendió alarma

Coronavirus - 12 enero, 2021

El presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, volvió hoy a dar negativo por segunda vez en las pruebas realizadas para confirmar un primer diagnóstico positivo de coronavirus y aguarda orientaciones de las autoridades sanitarias.

La Presidencia lusa anunció hoy en una nota el resultado, después de que anoche obtuviese un test positivo por covid-19.

Esta mañana se conoció que había dado negativo en una segunda prueba realizada anoche y que se sometería a un tercer test para esclarecer el diagnóstico, que finalmente también ha dado negativo.

El presidente, de 72 años y que ha estado asintomático en todo momento, está aislado desde anoche en el Palacio de Belém y se encuentra a la espera de que las autoridades sanitarias le indiquen qué hacer.

Mientras tanto, continúa con su agenda a distancia: esta mañana siguió por videoconferencia una decisiva reunión de epidemiólogos y especialistas para analizar la situación de la pandemia tras las navidades y esta tarde realiza consultas por teléfono con los diferentes partidos políticos sobre una prórroga del estado de emergencia.

El primer test positivo, del presidente trastocó la política portuguesa, sumida en la campaña para las elecciones presidenciales del próximo día 24 y en las que Rebelo de Sousa aspira a la reelección por otros cinco años.

En los últimos días el jefe del Estado luso había acudido a varios debates electorales con otros de los candidatos, y algunos de ellos, tras conocerse el resultado, decidieron aislarse o al menos cancelar su agenda hasta tener más información sobre el diagnóstico del presidente.

Portugal notificó hoy 155 fallecimientos por covid-19, un nuevo récord de toda la pandemia, en una jornada en la que volvieron a aumentar los hospitalizados, que ya superan los 4.000.

Desde marzo, el país acumula 496.552 positivos de coronavirus y 8.080 muertos.

El Gobierno del socialista António Costa anunciará mañana miércoles nuevas medidas de confinamiento de la población en otro intento de frenar la tendencia de contagios. EFE