Arrestan popular cantante brasileño por multitudinario concierto en pandemia

Farándula - 17 febrero, 2021

El cantante brasileño Marcelo Pires Vieira, un popular intérprete de sambas conocido como Belo, fue arrestado este miércoles por haber promovido un multitudinario concierto en una escuela pública de Río de Janeiro sin autorización ni medidas preventivas contra la pandemia de la covid.



Belo fue detenido por haber promovido un concierto en una escuela pública en una favela sin conocimiento ni autorización ni de la secretaría regional de Educación ni de la de Salud, que generó una aglomeración de personas sin mascarillas ni ninguna otra medida preventiva, según la Policía Civil del Estado de Río de Janeiro.



El arresto fue efectuado por agentes de la Comisaría de Combate a las Drogas de la Policía Civil debido a las sospechas de que el concierto fue organizado y financiado por los narcotraficantes que actúan en la favela en la que se registró la presentación musical.



El concierto fue realizado en la noche del viernes, el primer día del carnaval de este año en Brasil, en una de las escuelas que la gobernación de Río de Janeiro tiene en Parque Uniao, una favela en la zona norte de la ciudad que es controlada por una peligrosa banda de narcotraficantes.



Belo realizó la presentación pese a que todos los actos, fiestas y conciertos del carnaval fueron prohibidos este año para evitar una mayor propagación de la covid en Río de Janeiro y, pese a que el evento no fue promovido, imágenes del mismo desde helicópteros y en las redes sociales, mostrando una gran multitud en la escuela, fueron divulgadas por varias redes de televisión.



Según el comisario Gustavo de Mello de Castro, jefe de la Comisaría de Combate a las Drogas, el juez responsable de la investigación ordenó la detención de cuatro personas señaladas como responsables por el concierto, entre los cuales Belo.



«Como si tal situación, por sí sola, no fuese absurda y suficiente para provocar una respuesta del Estado, fue verificado que la secretaría de Educación no autorizó el uso de la escuela pública para la realización de un evento privado, contrario al interés público y que sirvió para propagar aún más la enfermedad vírica», afirmó la Comisaría en un comunicado.



De acuerdo con la nota, la invasión de una escuela ubicada «en una de las áreas de mayor conflagración en Río de Janeiro y en la que actúa la mayor organización criminal de la ciudad» tan sólo podría ocurrir con la autorización del jefe de la banda que controla el tráfico de drogas en la región, Luiz Moura Bargosa, contra quien también fue expedida una orden de detención.



«Queda claro que el escenario diseñado es uno de los más absurdos posibles, en la medida en que el ‘evento contagioso’ no fue autorizado por el Estado sino por el jefe criminal de la región», agrega la nota.



La asesoría de prensa del cantante afirmó que Belo, de 46 años, fue contratado por una productora que prometió que cumpliría todos los protocolos de seguridad sanitaria y que garantizó tener todas las autorizaciones.



Belo, sin embargo, ya ha sido detenido en otras dos ocasiones por sus vínculos con personas acusadas de narcotráfico. En diciembre de 2002 fue condenado a seis años de prisión por asociación al tráfico de drogas pero tan sólo estuvo un mes encarcelado y presentó un recurso que le permitió responder al proceso en libertad.



En noviembre de 2004 fue detenido nuevamente y cumplió tres años y ocho meses de prisión.



El carnaval, que concluye este miércoles de ceniza, coincidió con el salto del número de muertes y contagios de covid en Brasil por una segunda ola de la pandemia más virulenta que la primera.



Pese a las medidas preventivas y las advertencias de que no se permitirían eventos con público durante el carnaval, la policía tuvo grandes dificultades para reprimir las decenas de fiestas clandestinas organizadas en discotecas, bares y hasta en las playas.



Río de Janeiro es la ciudad con más muertes por covid en Brasil, país que es uno de los epicentros globales de la pandemia, el segundo con más víctimas por coronavirus en el mundo (241.000), detrás de Estados Unidos, y el tercero con más contagios (9,9 millones) después del país norteamericano e India. EFE