Senegal inicia una nueva operación militar contra los rebeldes de Casamance

Internacionales - 31 mayo, 2021

 El Ejército de Senegal inició este domingo una nueva operación militar contra los rebeldes de la región sureña de Casamance, confirmó hoy a Efe una fuente castrense.

«Comenzó el domingo por la mañana y durará el tiempo necesario para permitir a las poblaciones volver a sus hogares», declaró a Efe la fuente, que pidió el anonimato.

Habitantes de Casamance afirmaron haber visto columnas de vehículos blindados y soldados fuertemente armados en dirección al bosque de Bayotte -usado como base por los rebeldes-, en la comuna de Nyassia, situada en el departamento de Ziguinchor; y haber escuchado intercambios de disparos con armas pesadas, según recogió hoy el portal informativo senegalés Emedia.

A finales de enero pasado, el Ejército efectuó otra operación en la que tomó el control de las últimas cuatro bases históricas de los rebeldes del Movimiento de las Fuerzas Democráticas de Casamance (MFDC) en el sur del país, en la frontera con Guinea-Bisáu.

El objetivo de la intervención era neutralizar a los elementos armados que se refugian en la zona, permitir el retorno de las personas desplazadas por la inseguridad y luchar contra las actividades ilícitas de las bandas armadas.

El conflicto de Casamance, considerado de baja intensidad, tiene lugar desde 1982 entre el Gobierno y el MFDC, que reclama la independencia de esta región, separada del resto del país por la vecina Gambia y que se ha sentido históricamente abandonada por el Ejecutivo central.

A diferencia del norte del país, más árido, el sur de Senegal cuenta con tierras fértiles y es muy rico en recursos forestales, siendo el tráfico ilegal de madera en los últimos años la principal fuente de ingresos del MFDC, según un informe de la ONG británica Agencia de Investigación Ambiental (EIA).

Casamance es la zona más turística del país por sus bosques y playas y, aunque la rebelión independentista limita su potencial, ha disfrutado de largos periodos sin incidentes violentos.

No obstante, catorce leñadores fueron asesinados en enero de 2018 por hombres armados que, ese mismo mes, también robaron a cuatro turistas españoles -un hombre y tres mujeres- tras parar el vehículo en el que viajaban.

La crisis en Casamance ha causado cientos de muertes y forzado a decenas de miles de personas a desplazarse o refugiarse en Guinea-Bisáu y Gambia. EFE