Las discotecas italianas amenazan con abrir pese a prohibición del Gobierno

Coronavirus - 04 junio, 2021

Las discotecas italianas amenazaron hoy con reabrir el próximo 1 de julio si el Gobierno no permite y regula su regreso como en el resto de sectores, según dijo a la prensa medios el presidente del sindicato de gestores de salas de baile (SILB), Maurizio Pasca.

«Si antes del 21 de junio, fecha de eliminación definitiva del toque de queda, el Gobierno no se expresa sobre la reapertura de las discotecas, decidiremos reabrir indistintamente desde el 1 de julio», dijo Pasca en declaraciones recogidas por la agencia Ansa.

El líder del sindicato, que congrega el 90 % de las empresas de ocio nocturno del país, aseguró que puede entregar a los ministros y técnicos que asesoran al Gobierno decenas de vídeos en los que se baila en los bares o playas.

Mientras, denunció, «nuestras empresas están muriendo», pues según sus datos en torno al 30 % de las discotecas que representa ya ha cerrado definitivamente.

Italia procede en su desescalada aprovechando la reducción de los casos de coronavirus y el avance de su campaña de vacunación, dado que ya cuenta con el 23 % de su población inmunizada con la pauta completa.

En estos momentos casi todo puede abrir hasta el toque de queda, actualmente fijado a las once de la noche (21.00 GMT), pero que irá atrasándose hasta la medianoche a partir del próximo lunes y se eliminará del todo desde el 21 de junio.

Además todas las regiones están catalogadas como de riesgo leve de contagio, mientras que tres son calificadas de «zona blanca», en las que la única restricción es el uso de la mascarilla. A esta lista se sumará casi toda Italia en los próximos días.

Sin embargo el Gobierno por el momento no ha indicado cuándo permitirá la reapertura del ocio nocturno, como las discotecas. Esto a pesar de que se ha programado algunas «pruebas» en Milán (norte) o Gallipoli (sur) para testar una eventual reapertura.

Sus gestores temen desaprovechar una temporada estival en la que el resto de sectores han puesto sus esperanzas para recuperarse en parte tras un año y medio de limitaciones.

El viceministro italiano de Sanidad, Andrea Costa, aseguró recientemente que la cuestión está sobre la mesa del Gobierno de Mario Draghi pero aún debe ser estudiada para evitar focos de contagios como los del año pasado, que preocuparon sobremanera a las autoridades.

Costa consideró que en caso de que se permita la reapertura de las discotecas será para que se baile, por lo que no valdrá la normativa de distancia interpersonal. Lo importante, ha dicho, es controlar y trazar a quien acude para contener posibles contagios.

Por otro lado, otra cuestión candente es la de ampliar el número máximo de comensales en una mesa, actualmente fijado en cuatro, una limitación que las regiones y sobre todo los restauradores quieren dejar al mínimo, sobre todo al aire libre.

El Gobierno, que acaba de permitir el consumo dentro de los locales, dará luz verde a que seis personas se sienten en la misma mesa bajo techo, mientras que en terraza no habrá límite, según avanzan los medios locales a la espera de la normativa. 

 

 

con información de Efe