Nicaragua y Honduras firman acuerdo para eliminar la malaria en sus países

Internacionales - 28 julio, 2021

Las autoridades de Salud de Nicaragua y de Honduras firmaron un acuerdo para la implementación de acciones conjuntas de vigilancia, control y atención entre ambas fronteras para la eliminación de la malaria, basado en el derecho comunitario centroamericano, informó este miércoles el Gobierno de Managua.

Entre las generalidades del acuerdo se contempla la complementariedad en la atención de casos en los puntos fronterizos, asegurar la existencia de los tratamientos antimaláricos y las Pruebas de Diagnóstico Rápido (PDR), indicó el Gobierno de Nicaragua, a través del Ministerio de Salud, en una declaración.

El convenio también contempla la integración de la Red Comunitaria en Prevención y Comunicación de casos en las comunidades de difícil acceso o que no hay presencia cercana de personal de salud, principalmente, de acuerdo con la información.

La ministra nicaragüense de Salud, Martha Reyes, dijo que con el acuerdo buscan eliminar la malaria y proteger a la población, sobre todo en el área en que se encuentra la mayor afectación, y en ese sentido, dijo trabajarán «de forma integral con la red comunitaria».

Por su lado, Alba Consuelo Flores, de la Secretaría de Salud de Honduras, dijo que están uniendo esfuerzos «para atacar a un enemigo común que tenemos ambas naciones, vinculando, articulando esfuerzos y uniendo todas las estrategias que tenemos vamos a lograr resultados positivos».

LA MALARIA AFECTA EL CARIBE NORTE DE NICARAGUA

La malaria está asentada, en el caso de Nicaragua, en el Caribe Norte, fronterizo con Honduras.

Hasta agosto de 2020, los casos de malaria en Nicaragua aumentaron un 157 %, con relación al mismo período de 2019, según cifras del Ministerio de Salud.

Durante la última década, 84.221 nicaragüenses se han enfermado de malaria, una epidemia que el Ministerio de Salud planificaba erradicar para 2020.

Nicaragua es el segundo país con más incidencia de malaria en Latinoamérica, solo superado por Venezuela, según los datos publicados por la OMS en noviembre de 2020.

El director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Marcos Espinal, ha expresado su preocupación ante el rebrote de los casos de malaria en Nicaragua, principalmente en Bilwi o Puerta Cabezas, en el Caribe norte del país.

La malaria o paludismo es una enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos del género Anopheles y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2018 causó la muerte a unas 405.000 personas en el mundo, la mayoría de ellas niños menores de cinco años.

La malaria es una enfermedad endémica en África, Centroamérica, Suramérica y algunas partes del Caribe.

La OPS ha recomendado a Nicaragua y al resto de países de América Latina a no bajar la guardia ante enfermedades transmitidas por vectores como el dengue, leptospirosis y la malaria, que suelen aparecer con las lluvias.

La época húmeda del año en Nicaragua va de mayo a noviembre, y la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN) es una de las zonas más afectadas por las inundaciones. EFE