quemó 60 hectáreas